Como ya hemos mencionado, la empresa Gurahl fue la responsable de normalizar y estandarizar todos los títulos de los servicios web que las bodegas de las diferentes regiones del vino de España ofrecían enoturismo.

El corpus de títulos de servicios era muy heterogéneo, aunque tras el análisis lingüístico detallado se pueden abstraer algunas tendencias a la hora de ‘titular’.

Una de dichas tendencias gira en torno al uso de las mayúsculas. Pongamos un ejemplo antes de todo para que todos sepamos de qué estamos hablando:

Un Sorbo de Alegría hecho Realidad

Como se puede observar aquí, hay una inclinación estilística a elevar a mayúsculas todas las palabras que se consideran relevantes en un título, más la palabra inicial, que por norma, siempre se ponen así.

Pero como ya sabemos, a diferencia del alemán, la norma ortográfica española solo permite el uso de mayúscula al comienzo de texto, oración, después de punto y en los nombres propios, y aquí, en este título de servicio, no existe ninguna palabra que sea un nombre propio, lo que equivale a decir que todos son nombres comunes, más un preposición y un participio que no se han puesto en mayúscula, dado que el autor que ha diseñado el título enseguida ha intuido que son palabras con significado gramatical, no sustantivo, y por lo tanto, irrelevantes de cara al marketing del servicio.

De cara a las labores de normalización, Gurahl ha pasado a minúscula todos los caracteres, menos el inicial, siguiendo las recomendaciones de la Real Academia al respecto.

Solo ha habido una excepción a esta regla, que ha sido en el caso de los títulos de servicios con estructura bimembre.

Pero esto ya es motivo de otro post.

Deja un comentario